My favorite Things October 2013 Sol

Película: No es película, es serie, Breaking Bad. Me gustó

Canción: Figlio Perduto/Beethoven.

Comida: El pan de muerto, es delicioso hasta la muerte, aunque también comí unos gloriosos Chiles en Nogada en un restaurante de Insurgentes Sur, estaban MUY BUENOS.

Libro: Macbeth

Lugar: El restaurante Alemán cerca del metro Cuauhtemoc.

Outfit: Una falda tartan que me compré.

Actividad Nueva: Ir a pasear a Polanco, ir a un restaurante italiano, “vapiano” en donde tú tienes que ir a pedir tu comida a la barra y ver como te la preparan. // Participar en una actividad en mi trabajo: escribir una calavera literaria.

Frase: “Lo que ves es lo que hay” . YO

Logro en el trabajo: Del trabajo no recuerdo, pero mi cómic ya está terminado

Momento favorito: El día que falté al trabajo, definitivamente. Me levanté tarde, me puse a dibujar, ¡El día me rindió! Y el otro momento favorito, cuando hice Hot cakes en forma de Oso y me quedaron más redondos y bien. (por lo menos uno me quedó)

Pagina de internet: Para aprender idiomas. http://www.wiegehtsgerman.com

Dato curioso: Originalmente el Tango se bailaba entre hombres, cuenta la historia, que los hombres bailaban entre ellos fuera de los prostíbulos mientras esperaban su turno, lo utilizaban como una especie de duelo.

Producto: Un bote para el agua de Tupperware.

Aprendizaje del mes: ¿Para qué dibujar lo que se puede fotografiar? ¿Para qué hacer con las manos lo que la máquina resuelve mejor? -Bruno Munari

Sueño: Fue un sueño que empezó muy “normal” pero recuerdo lo que más me impacto es que según yo “tenía a mi hermana” pero mi hermana era yo y yo era yo entonces había dos yo’s. Estábamos pasando unas pruebas y en la prueba final “mi otro yo” se abría el estómago con un cuchillo y se le veían todas las tripas, entonces ya estaba así desahuciada pero viva y le decíamos que la ibamos a llevar a un hospital y ella no respondía entonces como era Yo… simplemente le dije “está bien, si no quieres, es tu decisión, si simplemente quieres irte, ok, lo aceptaré, entiendo que estés cansada, tú decides” y luego mágicamente era YO ,la que tenía el estómago abierto, como que intercambiábamos papeles, me agarraba el pánico y me ponía a correr con las tripas de fuera, al final íbamos con mi madrina a que me cosiera y como no había anestesia me drogaba con droga feliz porque la ponía como en una cazuela de metal y soltaba un vapor blanco con figuras. lo aspiraba y me tumbaba en la cama para q me cosieran y mi mente empezaba a viajar entre la realidad y el “mundo oscuro pero feliz” mientras me cosían y hasta me decían “¿está muy apretado”? y o así de “sí algo, cóselo de nuevo” Y al final nada más pensaba en la cicatriz que me quedaría por eso.

Meta para el próximo mes: Terminar dos pósters para el FESTO.